Cataluña y Madrid sufren la desigualdad fiscal

Cataluña

Madrid y Cataluña son las comunidades que más aportan al Estado. Esta situación, reflejada en la última publicación del Ministerio de Hacienda sobre el sistema de financiación, se traduce en que los residentes reciben menos prestaciones que en otras comunidades. La razón se encuentra en el objetivo redistributivo del actual sistema para poder compensar las regiones económicas más ricas con las más pobres. Por otro lado, Andalucía es la que más recibe en términos absolutos.

En los últimos años se ha ido discutiendo, y cada vez con más frecuencia, el sistema de financiación. Cataluña, siendo el que más ha reclamado cambios al respecto, ha protestado sobre un posible exceso de solidaridad respecto a otras Comunidades Autónomas. Otras voces han reclamado una igualdad fiscal para todos los ciudadanos eliminando las diferencias fiscales de Navarra y País Vasco respecto al resto. ¿Pero es tan grande la diferencia entre lo que aportan y reciben?

En el año 2014 Andalucía recibión por parte del Estado le aportó 7.689 millones de euros, en base a la compensación intercomunitaria. Las otras dos más beneficiadas fueron Canarias, con una inyección de 4.293 millones de euros, y Galicia, 3.692 millones. Mientras tanto, Baleares (-1.516 millones de euros), Valencia (-1.735 millones), Cataluña (-9.892 millones) y Madrid (-19.205 millones) son las comunidades que aportaron más de lo que recibieron.

Cabe destacar que el País Vasco, a pesar de mantener un sistema foral que le beneficia económicamente, ha sido una de las que más han recibido dinero por parte del Estado.

Si se procede a comparar el saldo total con el Producto Interior Bruto (PIB), que es la riqueza generada en un año, la realidad se aprecia de otra manera. Madrid seguiría siendo la más solidaria (-9,28%) pero sólo 4,26 puntos más que Cataluña. Bajo esta perspectiva las más beneficiadas serian las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (27,89%). Esto significa que casi una tercera de su riqueza proviene del Estado Central. En las siguientes posicioens, lejos de Ceuta y Melilla, se encuentran Extremadura (16,96%), Canarias (10,8%) y Asturias (10,2%). Andalucía, que en terminos absolutos es la que más recibe, estaría ligeramente por encima de la media del saldo total dividido entre el PIB.

El saldo total, si se compara con los habitantes de cada comunidad autónoma, se aprecian diferencias respecto al saldo total dividido por el PIB. Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla continuarían ocupando la primera posición, pero con una diferencia de 21,46 puntos. Extremadura, Asturias, País Vasco y Galicia tampoco cambian de posiciones, pero obtendrígalian una ligera ventaja. En el caso de las comunidades más ricas Madrid y Cataluña aportarían más con una diferencia, respecto al saldo total en relación del PIB, de 19,24% y 8.27%.

Las cuatro comunidades que presentan déficit han empeorado el saldo fiscal respecto al ejercicio anterior. Esto se debe al aumento de ingresos fiscales por parte de estas. Al encontrarse en una situación económica más favorable el sistema canaliza más cantidad de ingresos tributarios a las regiones más pobres.

A pesar del sistema fiscal desequilibrado, parece no coregir la desigualdad de muchas comunidades como la canaria. La población de Canarias reciben 2.042 euros al año gracias al sistema de financiación, pero la desigualdad sigue siendo acusada. Analizando el gráfico superior se observa como la estructura actual perjudica a las comunidades autónomas que menos reciben (como por ejemplo Comunidad Valenciana, Murcia o Galicia.

Uno de los motivos de los pocos efectos sobre las comunidades más financiadas puede darse por una mala gestión de los recursos. La mayor tasa de paro se recoge en Canarias (24,3%), Extremadura (25,8%) y Andalucía (25,2%), donde cada habitante recibe 2.042 euros, 2.578 y 915 euros respectivamente.

Como toda herramienta estadística, estos datos presentados por el Ministerio de Hacienda no están exentos de polémica. La metodología que han seguido se le llama “método de carga beneficio”. Esto es que todos los gastos no regionalizables se distribuyen entre todos los territorios. Los gastos no regionalizables son, por ejemplo, la seguridad nacional o las embajadas del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Desde Cataluña gran parte de los economistas prefieren el método de “flujo monetario”, ya que se presenta un déficit mayor al no territorializar los gastos generales del Estado.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.