La caída de la natalidad se cronifica en España

Una imagen que tiende a reducirse en las mujeres españolas y se da a edades cada vez más tardíasUna imagen que tiende a reducirse en las mujeres españolas y se da a edades cada vez más tardías

El número de mujeres en edad fértil sigue descendiendo en España, cada vez tienen menos hijos y los tienen más tarde. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) dado a conocer el pasado 28 de septiembre.

Los datos estadísticos del estudio muestran que la caída de la natalidad se cronifica en España. De hecho, la tasa de natalidad no ha parado de caer desde 2008, salvo un ligerísimo repunte entre 2013 y 2014; mientras la de la media de los países de la Unión Europea es mucho más óptima y se mantiene casi como en 2002.

Al mismo tiempo y en sentido inverso, desde el año del inicio de la crisis económica la edad de maternidad sigue retrasándose año tras año y ya está en los 32 años. La media de la UE se sitúa en los 30,5 años.

En cuanto a los hijos por mujer en edad fértil, las españolas solo tienen 1,33, muy por debajo de la tasa de reposición de 2,1, cuando en 2008 habían crecido hasta 1,45. En la UE la media está en 1,58 hijos por mujer.

Con este escenario, todos los temores de los demógrafos, que consideran que estamos ante un escenario de difícil recuperación a medio plazo, se centran en calcular cuándo llegará el año, nada lejano, en que haya más defunciones que nacimientos en España.

Esos mismos expertos reconocen que el inicio de la crisis en 2008 marcó un punto de inflexión en cualquier evolución positiva de los tres indicadores citados.

Así, la tasa bruta de natalidad en España, que en 2002 era de 10,1 nacimientos por cada mil habitantes en ese año, en 2008 había crecido hasta los 11,3, para iniciar a partir de ese año una caída en picado que la situó en 2016 en los 8,7 nacimientos por cada mil habitantes, como se observa en el siguiente gráfico, reproducido a partir del informe de Idescat.

En la comunidad autónoma de Cataluña, aunque muestra una natalidad en 2016 ligeramente mejor que la de la media española (9,2), la caído ha sido más pronunciada, ya que en 2008 era de 12,1 nacimientos por cada mil habitantes.

Si se contrastan esos datos con los de la UE, podemos ver que se ha pasado de una posición inicial en 2002 de 10,3 nacimientos, a 10,9 en 2008 y 10 nacimientos en 2016. Por su parte, aunque no aparece en el gráfico pero sí en el informe, en la Eurozona, con 9,6 nacimientos, también tienen un resultado algo más positivo que en España y Cataluña.

El estudio también analiza la edad media de la maternidad que en todos los casos analizados sigue retrasándose. En España ha pasado de los 30,8 años de 2002 y 2008 a los 31,9 años en 2015, como se ve en este otro gráfico.

Por su parte, en el caso de Cataluña era de 30,9 años en 2002 y 30,9 en 2008 a los 32 años de 2016.

El contraste es significativo de nuevo cuando se compara con la UE, que en 2002 tenía 29,1 como edad media de la maternidad, en 2008 eran 29,7 años y en 2015 la edad media era 30,5 años.

El informe también comenta los 30,9 años de edad media de la maternidad en la zona euro.

Una última cuestión que analiza el estudio de Idescat son los hijos por mujer en edad fértil que se tienen en Cataluña, España, la UE y la Eurozona.

En España, después de una caída continuada desde los inicios de la crisis, los hijos por mujer tuvieron un ligero repunte a partir de 2013, como se ve en este gráfico.

Cuando en 2002 los hijos por mujer en edad fértil eran 1,25, desde esa fecha hubo una ligera crecida hasta los 1,45 de 2008, donde empezaron a caer hasta 1,27 hijos por mujer en 2013. Y desde esa fecha hay un ligero movimiento positivo hasta los 1,33 hijos de 2015.

Sin embargo, ese repunte es del todo insuficiente para alcanzar la tasa de reposición de 2,1 hijos por mujer.

Por su parte, Cataluña ha experimentado una evolución parecida a la española, aunque con cifras ligeramente mejores: 1,31 hijos por mujer en 2002; 1,53 en 2008; y 1,39 hijos en 2016.

Estos datos, comparados con los de la UE, llaman a la reflexión: en 2002 había una media en la Unión Europea de 1,46 hijos por mujer; en 2008 eran 1,61 y alcanzaron su pico en 2010, con 1,62; a partir de esa fecha hay alguna bajada y subida hasta los 1,58 de 2015.

Por su parte, en la Eurozona había en 2015 una cifra similar a la de la UE: una media de 1,56 hijos por mujer.

Ante este escenario, el progresivo envejecimiento de la población en España no solo está garantizado sino que puede generar otro muy diferente de imprevisibles consecuencias.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.