Echa gasolina al conflicto

La decisión del presidente norteamericano de reconocer Jerusalén como capital de Israel ha provocado una profunda conmoción en el conjunto del mundo árabe, además de suscitar el rechazo de Naciones Unidas. Tras la “guerra de los seis días”, en 1967, Israel ocupó Cisjordania, los altos del Golán y la parte árabe de Jerusalén. Desde entones, Israel ha venido construyendo numerosos asentamientos en todo el territorio asignado a los palestinos, incluida la parte habitada por los árabes donde se encuentran sus mezquitas más sagradas.

Sin embargo, su petición, la de Israel, a las grandes potencias para que trasladasen a Jerusalén sus embajadas, no fue seguida por ningún país, de acuerdo con las resoluciones de la ONU que se negó a admitir a decisión unilateral de trasladar, con carácter sagrado y eterno, la capital israelí a Jerusalén. Con su decisión, el Presidente de Estados Unidos ha echado gasolina al conflicto.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.