Dos responsables de evaluar la eutanasia en Holanda y Bélgica dimiten ante el aumento de casos injustificados

Demasiadas eutanasias injustificadas en Holanda y BélgicaDemasiadas eutanasias injustificadas en Holanda y Bélgica

El pasado 13 de noviembre informábamos de que las muertes por eutanasia están aumentando vertiginosamente en Holanda y que en 2017 podrían llegar a la cifra de 7.000 pacientes a los que se les aplicó una supuesta ‘muerte digna’.

Por otra parte, en septiembre de 2016 se supo que Bélgica practicó por vez primera la eutanasia a una menor de edad. Hay que recordar que Bélgica es el único país del mundo donde se puede llevar a cabo esta práctica sin límite mínimo de edad, en tanto que los holandeses la despenalizaron en 1972 y la legalizaron formalmente en 2002.

De hecho, ya en octubre de 2015 saltaban las alarmas al conocer que en estos dos países enfermos mentales y deprimidos estaban en el punto de mira y las muertes por suicidio asistido se habían incrementado por razones que no estaban del todo justificadas.

Ahora, dos nuevos hechos vienen a constatar esta tendencia: dos responsables de evaluar la aplicación de la eutanasia en Holanda y Bélgica han dimitido ante el aumento de casos anómalos.

De hecho, en territorio holandés, el número de pacientes con demencia eutanasiados se ha cuadruplicado en los últimos cinco años; mientras en Bélgica se ha disparado la llamada ‘muerte digna’ y en el último caso conocido se aplicó a una paciente que no lo había pedido.

En Holanda se aplica la supuesta ‘muerte digna’ a un número creciente de pacientes que sufren de demencia

En Holanda se aplica la supuesta ‘muerte digna’ a un número creciente de pacientes que sufren de demencia

Demasiadas inyecciones letales a dementes

En el caso holandés, una responsable de regular la aplicación de la eutanasia ha renunciado a su puesto en protesta por la aplicación de la ‘muerte digna’ a un número creciente de pacientes que sufren de demencia.

Berna van Baarsen, una especialista en ética médica, dijo que no podía apoyar “un cambio importante” en la interpretación de la ley de eutanasia de su país para respaldar las inyecciones letales que se les administraban, según informaba este martes, 23 de enero Catholic Herald.

Su cese se ha producido en uno de los cinco comités regionales de evaluación de Holanda establecidos para supervisar la provisión de eutanasia.

Baarsen es la segunda reguladora en renunciar en solo tres años y sigue al profesor Theo Boer, quien lo hizo en 2014 después de advertir a los parlamentarios británicos de que debían votar en contra de la Ley de muerte asistida propuesta por lord Charles Falconer.

Cabe recordar que la eutanasia está permitida para pacientes adultos incapacitados mentales según el artículo 2.2 de la ley, siempre que un paciente haya dejado una “declaración por escrito solicitando que se ponga fin a su vida” por adelantado.

Sin embargo, Baarsen, en una entrevista con la revista Medisch Contact, sugirió que las inyecciones letales se administraban cada vez más a los pacientes con capacidad fluctuante, lo que llevó a un aumento de cuatro veces en las muertes por eutanasia de los pacientes de salud mental en cinco años.

“He visto un cambio importante en la interpretación de este artículo en los últimos años. No puedo apoyar eso“, dijo.

Ante estos hechos, la especialista se preguntaba “cuál es el momento correcto para conceder la eutanasia”, y aseguraba que es muy difícil evaluar si los pacientes con demencia sufrían insoportablemente, uno de los criterios que debe cumplirse antes de que un acto de eutanasia sea legalmente permisible.

“Si no estás completamente seguro, no puedes asumir un sufrimiento insoportable. […] La eutanasia basada en una declaración previa de consentimiento solo puede llevarse a cabo si se han cumplido todos los demás requisitos de diligencia debida, y por lo tanto se ha establecido que el sufrimiento es realmente insoportable”, añadió.

La renuncia de Baarsen se produce pocos meses después de que la policía de Holanda lanzara su primera investigación sobre una muerte por eutanasia; el caso de una anciana con demencia que fue drogada y luego inmovilizada mientras le inyectaban drogas letales.

El médico involucrado ya había sido amonestado formalmente por realizar la eutanasia porque el paciente no pudo dar su consentimiento. Sin embargo, cuando a la mujer le diagnosticaron demencia, ella había indicado que estaba dispuesta a terminar con su vida mediante la eutanasia, “pero no ahora”.

Un médico belga se saltó el protocolo y practicó la eutanasia a una paciente que no la había pedido

Un médico belga se saltó el protocolo y practicó la eutanasia a una paciente que no la había pedido

Eutanasia a una paciente que no lo pidió

Un caso similar se ha producido en Bélgica, donde un médico se saltó el protocolo y practicó la eutanasia a una paciente que no la había pedido, según informaba el diario El País el pasado domingo, 21 de enero,

La decisión de no llevar a los tribunales a este médico por parte de la Comisión belga que controla la eutanasia, unido al creciente número de eutanasias en los últimos años, algunas de ellas polémicas, ha provocado la dimisión de uno de los miembros de la Comisión.

De las 234 eutanasias practicadas en 2003 se ha pasado a más de 2.200 personas que decidieron poner fin a su vida con ayuda médica el pasado año, en torno a un 10% más que en 2016, y la cifra más alta nunca antes registrada.

El controvertido episodio se produjo al administrar el médico una dosis letal a una paciente terminal afectada de párkinson y demencia, que padecía graves dolores, sin que esta hubiera solicitado previamente la eutanasia. Además, tampoco pidió la opinión de un segundo doctor, como exige la ley.

Ambas infracciones provocaron la reacción de la comisión que vigila su correcta aplicación. Y, como marcan las normas del organismo, sus miembros votaron si debían trasladar la cuestión a los tribunales para que investiguen los hechos. Al no alcanzarse por un solo voto la mayoría de dos tercios necesaria para pedir que la justicia tome cartas en el asunto, el caso se dio dado por cerrado.

La decisión de dar carpetazo al proceso judicial provocó reacciones inmediatas. Uno de los miembros de la entidad renunció al cargo dando un portazo. “La comisión no cumple su papel. Se erige en juez. No vela por la aplicación de la ley de eutanasia, la viola“, denunció.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.