La economía española crece pero deja fuera a los más vulnerables

Aumenta la desigualdad en España, los más vulnerables se quedan fuera del sistemaAumenta la desigualdad en España, los más vulnerables se quedan fuera del sistema

El crecimiento económico español, aunque todavía al ralentí, es un hecho desde 2014. Sin embargo, la mayoría de la población española piensa que la situación económica en general ahora es mala o muy mala, según datos del barómetro de noviembre de 2016 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Esta opinión de los españoles se puede contrastar con los resultados del estudio ‘Una economía para el 99%. España, un crecimiento económico que deja fuera a las personas vulnerables’, elaborado por Oxfam Intermon, donde se viene a concluir que la economía española está creciendo, pero deja fuera a los más vulnerables.

Esta ONG advierte del incremento de la desigualdad en España y destaca, entre otras cuestiones que cada vez hay más riqueza, pero en menos manos; que los pobres son mucho más pobres; que la renta y los salarios que más caen son los de quienes tienen menos; y que las familias están pagando la mayor parte de la factura fiscal.

El PIB per cápita echa el freno de mano

Un primer indicador de la desigualdad que denuncia Oxfam es el contraste entre el crecimiento económico y la renta de los españoles. Así, entre 2012 y 2015, por ejemplo, mientras el crecimiento económico se situaba por encima del 3%, el PIB per cápita solo lo hacía hasta poco más del 1%, como se ve en la parte izquierda de este doble gráfico, reproducido a partir del estudio, que muestra la variación interanual en porcentaje del crecimiento de los dos indicadores.

Crece la economía, pero mucho menos la renta per cápita, que además va a menos entre los que menos tienen

Crece la economía, pero mucho menos la renta per cápita, que además va a menos entre los que menos tienen

Al mismo tiempo, como refleja la parte derecha del doble gráfico, “las personas incluidas en los niveles de renta más bajos (hasta el tercer decil) han visto caer su participación en la renta nacional”.

De hecho, “mientras en 2013 el 10% más pobre en España concentraba el 1,9% de la renta nacional, en 2015 su participación se redujo un 10,5%, hasta concentrar solo el 1,7%. Lo mismo sucedió con los deciles 2 y 3, perdiendo durante estos dos años un 4,5% y un 1,8% de su peso en la renta nacional, respectivamente”, añade.

En sentido contrario, al observar “los deciles superiores (especialmente a partir del séptimo)” se puede ver que “fueron los más beneficiados durante esta época de bonanza. Su participación en la renta nacional aumentó, especialmente en el caso de las personas más ricas: las personas incluidas entre el 10% y el 1% de población con mayor nivel de renta, vieron crecer su participación en la renta nacional un 1,2% y un 2,3%, respectivamente”.

El estudio concluye en este apartado que “en estos dos años de crecimiento económico la desigualdad en España aumentó en 0,9 puntos (referidos al índice de Gini sobre la renta disponible). […] Somos, por tanto, un país más desigual”.

Riqueza mal distribuida

“El 10% de los españoles más ricos concentraron más riqueza, un 56,2%, que el resto de la población”, denuncia Oxfam

“El 10% de los españoles más ricos concentraron más riqueza, un 56,2%, que el resto de la población”, denuncia Oxfam

Buena prueba de ello es que “la concentración de la riqueza se consolida mientras se intensifica la caída de ingresos en los niveles más bajos. De hecho, tomando como referencia el año 2016, en este gráfico se puede ver que “el 10% de los españoles más ricos concentraron más riqueza, un 56,2%, que el resto de la población”, porcentaje este último que resulta de la suma de los dos del decil más rico (27,4% y 28,8%).

“Es decir, 4,7 millones de personas tienen lo mismo que más de 42,6 millones. El 1% más rico (473 mil personas) acumula más de una cuarta parte de la riqueza total (un 27,4% del total)”, detalla el informe.

Ya sontan sólo 3 personas (dos hombres y una mujer: Amancio Ortega, su hija Sandra Ortega Mera y Juan Roig) quienes acumulan la misma riqueza que el 30% más pobre en España, es decir, que 14,2 millones de personas”, agrega el estudio.

Caen más los salarios de quienes menos cobran

Más adelante, Oxfam hace referencia a los efectos de la crisis, “profundamente injusta e insolidaria” con los salarios más bajos de los españoles.

Como se ve en este otro gráfico, “se ha producido una espectacular y continuada caída de los salarios del 10% de la población que cobra menos (aproximadamente un 28% entre 2008 y 2014), y cierta caída de los medios (en torno a un 8%)”.

Caen los salarios de quienes cobran menos, pero los más altos se mantienen

Caen los salarios de quienes cobran menos, pero los más altos se mantienen

Sin embargo, “los salarios más altos (los pertenecientes el decil 10), apenas se han visto afectados, señala el estudio.

Los pobres en España son ahora mucho más pobres

Los pobres en España son ahora mucho más pobres

Los pobres, mucho más pobres

Como consecuencia de ello, como se ve en la evolución de las personas trabajadoras pobres entre 2007 y 2015, el porcentaje de trabajadores pobres en España, es decir aquellos que no alcanzan un ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades básicas, “se ha incrementado hasta alcanzar el 13,2% en 2015”, año en que la recuperación económica ya era un hecho, dice el estudio.

Los trabajadores pobres aumentan hasta el 13,2%

Los trabajadores pobres aumentan hasta el 13,2%

“Un modelo fiscal insostenible”

Otro de los indicadores del incremento de la desigualdad es el modelo fiscal, que en España es “insostenible”, según el estudio.

Si tomamos como ejemplo el de Dinamarca, Finlandia o Suecia, en este nuevo gráfico se puede ver que consiguieron en el último año reducir a la mitad su desigualdad de partida gracias a un sistema fiscal diseñado con progresividad tanto en el ingreso como en el gasto público.

La reducción de la desigualdad en España está por debajo del promedio del conjunto de la UE-27

La reducción de la desigualdad en España está por debajo del promedio del conjunto de la UE-27

En el gráfico, que mide la reducción de la desigualdad según el “índice de Gini antes y después de la intervención redistributiva del Estado”, se ve que “incluso Portugal, con el nivel de desigualdad bruta más elevado de Europa, o países como Hungría o Eslovenia, consiguieron acortar la brecha en más de un 40%”.

En España, en cambio, el recorrido redistributivo del diseño tributario y el conjunto de transferencias sociales resulta más limitado (un 32%), muy por debajo del promedio del conjunto de la UE-27 (un 40%)”.

“Tan sólo cinco países, Letonia, Bulgaria, Estonia, Rumanía y Lituania presentan una capacidad inferior (países, sin embargo, con niveles de desarrollo mucho menores)”, añade el informe.

El esfuerzo fiscal recae en mayor medida sobre las familias

El esfuerzo fiscal recae en mayor medida sobre las familias

Las familias pagan la factura

Los desequilibrios tributarios que genera el modelo fiscal español vienen de lejos. “Históricamente, España ha contado con una recaudación insuficiente y un sistema tributario regresivo en su diseño e injusto a la hora de frenar las fugas hacia paraísos fiscales”, dice el estudio.

“El resultado es que el esfuerzo fiscal sigue estando mal repartido. Con datos de 2016, el 84% de la contribución fiscal recae sobre las familias, frente a un 13% que recae sobre el sector empresarial”, según este último gráfico.

El esfuerzo fiscal está mal repartido entre los españoles, la gran mayoría de la contribución fiscal es recae sobre las familias

El esfuerzo fiscal está mal repartido entre los españoles, la gran mayoría de la contribución fiscal es recae sobre las familias

La conclusión de este gráfico es que “el esfuerzo sigue recayendo mayoritariamente en las familias, mientras se siguen protegiendo los privilegios de las grandes empresas o de unos pocos”, concluye el estudio.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.