Diez pasos para alcanzar una economía más humana

Cada vez más desigualdades en una sociedad más deshumanizadaCada vez más desigualdades en una sociedad más deshumanizada

El pasado 29 de enero informábamos sobre cómo la economía española ha ido creciendo en los últimos años pero dejando fuera a las personas más vulnerables y generando una gran desigualdad, según las conclusiones del estudio ‘Una economía para el 99%’, elaborado por Oxfam Intermon.

Esta ONG advierte de que, a pesar de que está aumentando la riqueza, esta va a parar a muy pocas manos mientras los pobres son cada vez más pobres, los salarios se reducen, sobre todo entre el colectivo que menos tiene, y que son las familias quienes cubren la mayor parte de la factura fiscal.

Para intentar paliar esta tendencia, Oxfam propone diez pasos para alcanzar una economía más humana y pide al Gobierno español y resto de las Administraciones públicas, “de forma urgente”, que adopten una serie de medidas para “equiparar los ingresos del 10% más rico y del 40% más pobre” mediante la siguiente fórmula: “garantizar un salario digno, y asegurar un sistema fiscal y unos presupuestos que prioricen a las personas más vulnerables”.

“Hacia una economía más humana”

Oxfam considera que, durante el periodo de esta última crisis en España y el reciente inicio de la recuperación económica, “la economía en España se ha mostrado tremendamente injusta e incapaz de satisfacer las necesidades de quienes más lo necesitan”, lo que nos ha llevado a “un punto extremo, insostenible e injusto”.

Para acabar con la pobreza que ha creado esta situación y poder reducir el impacto de la desigualdad extrema que ha generado se necesita adoptar medidas eficaces y “repensar el modelo económico”.

“Necesitamos una economía alternativa que permita a las personas sacar el mayor provecho de su talento y su ímpetu, una economía que trabaje para la mayoría, y unas políticas que ayuden a todas aquellas personas que se encuentran excluidas”, plantea la ONG.

“Las empresas, al igual que el Estado, deben impulsar esta economía humana, pero no lo lograrán si no son capaces de crear trabajos decentes y pagar salarios dignos, tratando a las mujeres y a los trabajadores y trabajadoras jóvenes de manera equitativa, o si no pagan su cuota justa de impuestos para contribuir a garantizar los derechos de todas las personas”, añade.

Diez pasos necesarios

Se trata de “reducir la brecha entre ricos y pobres”; y, para conseguir estos objetivos, Oxfam Intermón considera que es necesario empezar a caminar con estos diez pasos, que reproducimos íntegramente a continuación a partir de su estudio:

Garantizar un salario digno, una de las urgencias de la economía más humana

Garantizar un salario digno, una de las urgencias de la economía más humana

“Garantizar un salario digno

  1. Aumentando el salario mínimo interprofesional progresivamente durante la legislatura hasta alcanzar aproximadamente los 1.000€ netos mensuales en 2020, aumentando los salarios de los tramos que están por debajo de la línea de pobreza laboral, para que las personas trabajadoras con salarios más bajos puedan vivir dignamente. El Gobierno acaba de aprobar un incremento del 8% del SMI para 2017, un aumento sustancial respecto a los últimos años, pero es necesario garantizar un incremento similar o superior en los siguientes años para alcanzar los 1.000€ en 2020.
  2. Estableciendo escalas salariales justas por normativa estatal que regulen las diferencias salariales dentro de los centros de trabajo. De cara a garantizar mayor equidad retributiva, recomendamos establecer una escala aproximada de 1:10, donde el salario más alto no supere en más de 10 veces al salario medio de ese centro, asegurando que, si se incrementa el salario máximo, se incrementa toda la escala salarial en la misma proporción.
  3. Promoviendo una contratación pública que priorice centros de trabajo con escalas salariales iguales o menores a 1:10 entre salario alto y medio, hasta que la regulación pública de escalas salariales se haga efectiva. Por ello, proponemos el establecimiento de baremos en los procesos de contratación de las diferentes Administraciones Públicas -central, autonómica y local-, para priorizar o incentivar la contratación con empresas con escalas salariales iguales o menores a 1:10. La Ley de Contratación Pública española que ahora se tramita, resultado de la trasposición de la Directiva europea sobre Contratación, debe incluir esta medida en su articulado.
  4. Eliminando la brecha salarial de género, mediante la penalización de los centros de trabajo que incumplan el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres, y establezcan salarios diferentes para categorías laborales idénticas en función de si son ocupadas fundamentalmente por hombres o por mujeres. También a través de mejoras en la conciliación de la vida personal y familiar, la distribución y reparto de los cuidados
  5. Reforzando los mecanismos de negociación colectiva como elemento clave para alinear los resultados de las empresas y la retribución de las personas trabajadoras, y así promover una adecuada subida de salarios un reducción de la brecha salarial
Una fiscalidad más justa y solidaria, otro de los ingredientes necesarios

Una fiscalidad más justa y solidaria, otro de los ingredientes necesarios

Asegurar un sistema fiscal progresivo

  1. Gravando más a quienes más tienen y rompiendo los privilegios: las empresas e individuos deben tributar en función de su capacidad y de su actividad económica real. Para ello, resulta necesario trasladar la carga tributaria del trabajo y del consumo al patrimonio y el capital, incrementando la presión fiscal correspondiente. Apostando por un impuesto a las grandes fortunas que sea progresivo y reduzca la concentración de riqueza extrema y recuperando el impuesto sobre el patrimonio, con progresividad y un enfoque armonizado territorialmente. Asimismo, recuperando el impuesto sobre sucesiones y donaciones para grandes fortunas, como mecanismo para reducir la perpetuación de la desigualdad intergeneracional. Reformando el impuesto de sociedades para acercar el tipo efectivo al tipo nominal y acabar con los beneficios fiscales de las grandes empresas.
  2. Definiendo y aprobando una Ley contra la evasión fiscal: esta Ley debe priorizar las medidas y aportar los recursos necesarios para poner fin a la evasión y elusión fiscal de grandes empresas y grandes fortunas. Hay que combatir la opacidad de los sistemas fiscales y la impunidad de los grandes evasores, tanto en el ámbito doméstico como en el internacional. Además, se debe comprometer con un marco legislativo de mayor transparencia y una cooperación fiscal efectiva entre administraciones tributarias. Para ello hay que:

– Lograr que las grandes empresas paguen la parte justa de lo que les corresponde por sus operaciones tanto en España como en el exterior.

– Adoptar una definición sobre paraísos fiscales vinculante y establecer sanciones para los países y empresas que los utilicen.

– Impulsar una arquitectura internacional más justa en la que todos los países se encuentren representados en igualdad de condiciones

– Promover “Territorios Libres de Paraísos Fiscales”: a través del ejemplo de la administración española, mediante un mecanismo que impida contrataciones públicas (en cualquiera de los niveles de gobierno) a empresas que operan a través de paraísos fiscales.

Hay que priorizar a las personas más vulnerables en los presupuestos

Hay que priorizar a las personas más vulnerables en los presupuestos

Asegurar unos presupuestos que prioricen a las personas más vulnerables

  1. Revirtiendo los recortes en políticas sociales tan elementales como la salud y la educación, incrementando sus presupuestos hasta alcanzar el 7% para educación y el 7,3 % en sanidad respecto del PIB.
  2. Incrementando sustancialmente el presupuesto de protección social enfocado a las personas más vulnerables y que ha caído radicalmente durante la crisis: estableciendo un sistema de garantía de ingresos mínimos para que todas las personas puedan tener una vida digna. Este sistema debe garantizar unos ingresos mínimos a todos los hogares. Esta renta mínima sería tanto para las personas que no tienen ingresos como para quiénes tienen otras fuentes de ingresos que no les permiten llegar a fin de mes (trabajadores/as pobres, personas que cobran pensiones no contributivas, etc.).
  3. Estableciendo de manera progresiva el presupuesto de ayuda oficial al desarrollo hasta llegar al 0,4% en 2020, con un incremento del 0,25% en el presupuesto de 2017 y un incremento de 150 millones en ayuda humanitaria para atender principalmente la crisis de desplazamiento global”.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.