Oxfam en entredicho: por el escándalo sexual en Haití y por los sueldos de los trabajadores

La directora adjunta de Oxfam, Penny Lawrence, ha dimitido este lunes tras las acusaciones de que la ONG británica no manejó adecuadamente las graves denuncias sobre la conducta de sus cooperantes en Haití durante los trabajos posteriores al devastador terremoto de 2010.

El diario The Times publicó la semana pasada las conclusiones de un informe interno de la ONG que revelaba que ciertos trabajadores, incluido el director de Oxfam en Haití, Roland van Hauwermeiren, habían contratado prostitutas -algunas probablemente menores- con fondos de la organización. Este lunes, el mismo diario publica que Oxfam conocía las quejas sobre la conducta anterior de dos de sus empleados, entre ellos el propio Van Hauwermeiren, antes de encomendarles cargos de responsabilidad en la gestión del operativo humanitario desplegado tras la catástrofe en el país caribeño.

Oxfam ya admitió, tras las revelaciones de The Times, que el comportamiento de su personal había sido “inaceptable”. Ahora Lawrence, que en 2010 ejercía de directora de programas, ha anunciado su dimisión y se ha declarado “avergonzada” por lo que ocurrió bajo su supuesta vigilancia, tanto en Haití como en Chad, país en el que los cooperantes también contrataron prostitutas, según publicó The Observer.

“Asumo toda la responsabilidad”, ha dicho Lawrence en un comunicado. “Queda claro ahora que las acusaciones, que implican el uso de prostitutas y que tienen que ver con el comportamiento tanto del director para el país como de miembros de su equipo en Chad, fueron planteadas antes de que fuese trasladado a Haití”.

La dimisión se produce después de que altos cargos de Oxfam se reunieran en Londres con la ministra británica de Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt, en un momento extremadamente delicado para la organización, que recibe 340 millones de euros al año entre fondos del Gobierno británico y donaciones públicas.

Este mismo lunes, según publica The Guardian, el Gobierno de Haití ha solicitado a Oxfam que identifique a los trabajadores de la organización que pagaron por sexo en los días posteriores al terremoto de 2010, y ha asegurado que está considerando emprender acciones legales contra ellos.

Según las informaciones publicadas por The Times, algunos trabajadores se referían al edificio de Oxfam en Puerto Príncipe, pagado con fondos procedentes de donaciones, como “la casa de putas”. “Organizaban grandes fiestas con prostitutas. Estas chicas llevaban camisetas de Oxfam, medio desnudas, era como una orgía de Calígula completa. Fue increíble. Fue loco. En una fiesta había al menos cinco niñas y dos de ellas tenían camisetas blancas de Oxfam. Estos hombres solían hablar sobre la celebración de ‘barbacoas de carne joven”, dijo al rotativo una fuente anónima, que aseguraba que uno de los residentes de la casa le enseñó imágenes de una orgía que guardaba en el móvil.

Asimismo, la Comisión Europea ha advertido este lunes de que está preparada para retirar su financiación a la ONG si no cumple las reglas éticas que exige a las organizaciones con las que trabaja. “Esperamos que Oxfam aclare por completo estas alegaciones con máxima transparencia y con urgencia. Estamos preparados para revisar y, si es necesario, retirar financiación a cualquier socio que no cumpla los elevados estándares éticos necesarios”, declaró la portavoz comunitaria Maja Kocijancic durante la rueda de prensa diaria de la CE.

Los sueldos desorbitados de los trabajadores

Por otro lado, la organización está siendo mirada ahora con lupa y han aflorado los sorprendentes sueldos que perciben los trabajadores. El director general de Oxfam en Reino Unido, Mark Goldring, cobra un salario cercano a los 140.000 euros anuales, mientras que su homólogo español, José María Vera, recibe de la citada “fundación privada, independiente y sin ánimo de lucro” 65.000 euros sin incluir complementos personales.

Oxfam siempre ha sido muy crítica con la desigualdad en España y en el mundo en general. Se define como “una organización global para el desarrollo que moviliza el poder de las personas contra la pobreza”, pero aporta suculentas remuneraciones a sus miembros.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cobra unos 79.000 euros al año; es decir, el CEO de Oxfam en España cobra más del 80% del salario del actual líder del Ejecutivo de nuestro país.

Fuente: Informe de auditoría de Intermon Oxfam.

Si nos vamos a otros países, la cifra aumenta. Sin ir más lejos, el director ejecutivo de Oxfam en Reino Unido, Mark Goldring, se embolsó en 2015 un salario de 121.000 libras (140.000 euros). No obstante, dar altas remuneraciones a sus directivos no es algo exclusivo de Oxfam. Según Third Sector, el salario medio que se llevan los CEO de las 100 organizaciones benéficas que más pagan se sitúa en torno a las 165.000 libras (más de 190.000 euros).

En total, y a cierre de marzo de 2016, Oxfam Intermon dispone de 926 empleados en España. Un director de departamento recibe una remuneración de entre 50.000 y 60.000 euros, mientras que un responsable de área cobra entre 40.000 y 50.000 euros. Además, el millar de empleados se reparte en 561 contratos temporales frente a los 368 contratos indefinidos.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.