Al marcharse la Guardia Civil, fueron a matar al cura

Ocho mártires del siglo XX en España nacieron un 18 de marzo: el párroco de Mora de Toledo -al que mataron al marcharse la Guardia Civil-, un claretiano de Soria y otro de Barcelona, un paúl burgalés, un sacerdote almeriense, un laico bilbaino, un dominico palentino (que procedía de la comunidad de Almagro retratada en la película Bajo un Manto de Estrellas) y un agustino leonés.

Venimos solo a por ti, tira p’adelante
Agrícola Rodríguez García de los Huertos, de 40 años y natural deConsuegra (Toledo), era párroco en Mora de Toledo, fue asesinado en esa localidad el 21 de julio de 1936 y beatificado en 2007. Ha sido llamado protomártir del clero toledano por la persona encargada en dicha circunscripción eclesiástica -la archidiócesis primada de España- de estudiar las historias de los santos y promover las correspondientes causas de beatificación y canonización, el sacerdote Jorge López Teulón.

A los siete años, Agrícola marchó a estudiar con los maristas en Burgos. Ingresó en el seminario de Toledo en 1908, se ordenó sacerdote diez años más tarde y en 1921 obtuvo el doctorado en Teología.

Desempeñó encargos pastorales en Villacañas, Guadamur y Mora de Toledo. Llegaba al templo todos los días a las seis de la mañana, para rezar su breviario, confesar a los fieles y prepararse para la misa que celebraba a las nueve. Durante la República, pasó por la cárcel y por un destierro de tres meses. El 21 de julio fue la fecha en que la dotación de la Guardia Civil abandonó Mora de Toledo para congregarse en la capital de la provincia y, como en muchos otros casos, fue la señal para que los revolucionarios tomaran el poder. A las cuatro o cinco de la tarde, según recordaba el testigo Luis Lillo, el párroco abría la puerta de la sacristía a los milicianos pidiéndoles que respetaran a las mujeres y el niño allí presentes:
Entonces dijeron: –Venimos solo a por ti, tira p’adelante.
Caminó por la acera unos diez pasos y oí una larga descarga, como si fuera de metralleta. Le vi caer boca abajo, con un boquete en el lado derecho de la espalda, y también vi cómo caían sus gafas por la acera. Luego, por miedo, salí corriendo hacia mi casa”.

Otro testigo recuerda que “oímos desde casa una ráfaga de tiros y oímos decir a una vecina: -Ya han matado al cura. Después vimos pasar por delante de mi casa un coche fúnebre con los restos de don Agrícola, por el cual asomaba el manteo, y no dudé que era el señor cura; sentado sobre él iba un individuo con un fusil en la mano, al cual no reconocí. Posteriormente se rumoreó que le remataron en una plazuela, en la que existe un pozo en la confluencia de las carreteras de Huerta y Tembleque”.

Gabriel Barriopedro Tejedor, de 21 años y natural de Baraona (Soria), fue uno de los 14 estudiantes claretianos asesinados en Fernán Caballero el 28 de julio de 1936, beatificados en 2013 (ver artículo del 19 de febrero).

El también claretiano Pedro Cunill Padrós, nacido en Vic (Barcelona) en 1903 (tenía 33 años), realizó los primeros estudios en el Seminario de Vic. Profesó en Cervera. Ordenado sacerdote en 1927, al empezar la guerra pertenecía a la comunidad de Barbastro, donde fue martirizado el día 12 de agosto de 1936.

Apaleado por un “extremista” y abandonado en una cueva
Leoncio Pérez Nebreda, sacerdote de la Congregación de la Misión (paúles o vicencianos) de 41 años, natural de Villarmentero (Burgos), fue asesinado el 2 de agosto de 1936 en Oliete (Teruel) y beatificado en 2013. Hizo sus votos en 1914 y se ordenó sacerdote en 1922. Desde entonces estuvo destinado en Teruel y Alcorisa, de donde salió el 28 de julio, según relataría su superior en esa comunidad, “al tener noticia de que los rojos estaban en Calanda”. Llegó este día a la masía de Las Lomas, propiedad del médico de Alcorisa, Recaredo Arillo. Salió de allí la noche del 30, a las dos de la mañana, con el hermano Larrallaga, para La Masía de los Frailes, adonde el Sr. Conde le llevó una medicina para los pies. Después se acogió a La Mascarada, propiedad de los Espallargas del Comercio, familia de confianza; estuvo allí como unos tres días, al cabo de los cuales, al verse y ver al padre en peligro, el mediero le despidió, cambiándole el vestido nuevo que llevaba por uno viejo y los zapatos por alpargatas. Con este atuendo camuflado, dejando al masovero 200 pesetas en depósito para que “si las cosas empeoraban, le aplicasen misas”, se puso el padre Pérez en camino por las montañas de Alloza, hasta llegar a Oliete el 2 de agosto. Las autoridades locales habían huido a Zaragoza “en vista de la proximidad del enemigo”, y al llegar el padre Pérez al puente “se le hizo encontradizo un individuo de lo más extremista del pueblo, llamado José Santiago, que iba al acarreo de mieses con dos caballerías”, al que el vicenciano habría confiado que iba a Zaragoza, ofreciéndose el otro a llevarle en una de sus caballerías:

“A tres kilómetros y medio le desvió de la carretera y le condujo por un camino muerto, que conducía al monte. Cuando ya se habían adentrado un kilómetro, dijo el fingido que bajase de la caballería, para descender al barranco, y mientras estaba desmontando el Padre, le dio un garrotazo con el baste de acarrear y le dejó en el sitio, robándole, acto seguido, cuanto llevaba. Luego, le fue arrastrando, barranco abajo, en donde había una roca hendida, como de metro y medio de alta. No parece que le rematara al punto; señales había de la lucha que tuvo que sostener con el criminal, que le prolongó un cruel martirio, rematando su víctima, una vez hundió a ésta en la cueva, que sirvió de sepulcro y, encerramiento, durante veinte meses”, asegura el autor, padre Santamaría.

El beato José Delgado.

José Delgado Pérez, de 19 años y natural de Becerril de Campos (Palencia), era religioso dominico del noviciado de Almagro (Ciudad Real), y aunque se salvó de la matanza de sus compañeros que relata la película Bajo un Manto de Estrellas, fue llevado preso a Madrid y ejecutado en Paracuellos de Jarama (Madrid) el 7 de noviembre de 1936. Beatificado en 2007.

Al que no quería matarle, le obligaron a disparar el trigésimo tiro
El padre José Almunia.José Almunia López-Teruel, nacido en 1870 en Tíjola (Almería) y párroco de Cuevas de Almanzora, contaba 66 años cuando le mataron el 29 de agosto de 1936 en Puente de Rioja (Turón Almería) y fue beatificado el 25 de marzo de 2017. Su hermano Alfredo fue martirizado el 18 de octubre de 1936. Doctor en teología y licenciado en ambos derechos. Levantó la segunda torre del templo de Cuevas, cuyos milicianos no le perdonaron su edad y enfermedad, según la biografía diocesana:

Uno de sus hermanos, asustado por la Persecución Religiosa, lo convenció para que se ocultara en Almería. Hasta allí se presentaron los milicianos de Cuevas del Almanzora el veintiocho de agosto de 1936. El siervo de Dios se encontraba muy enfermo y su familia se resistió a entregarlo. Uno de los milicianos, al que el siervo de Dios había bautizado y dado la primera comunión, le aseguró que nada malo le sucedería.

Finalmente lo subieron a un coche y quisieron que se bajara en el puente de Rioja. Al negarse, le dispararon un tiro y lo dejaron sangrando mientras ellos fumaban. Luego, veintiocho disparos sellaron su martirio. Como, impresionado por su serenidad, uno de los milicianos no quiso dispararle; fue obligado a realizar el trigésimo tiro sobre su cadáver.

Un “carca de mucho cuidado”
Felipe Basauri Altube, nacido en Bilbao en 1881, camarero viudo y con dos hijas, era miembro de la Asociación de Hijos de María de la Medalla Milagrosa, tenía 55 años cuando lo mataron en Madrid el 23 de octubre de 1936 y fue beatificado en la misma ciudad el 11 de noviembre de 2017. Consta según la biografía de la beatificación que los milicianos que lo arrestaron tomaron su nombre de una lista de congregantes marianos y que fue fusilado en las tapias del Cuartel de la Montaña.

Benito Rodríguez González, sacerdote agustino de 63 años, natural de Armellada (León), fue asesinado en Paracuellos el 30 de noviembre de 1936 y beatificado en 2007.

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.
Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.