Madrid sufre su mayor oleada de migración de menores

Sergio Gonzalez Valero.11/05/2018.Comunidad de Madrid.Centro de menores Manzanares.CACYS.NO UTILIZAR SIN CONSULTAR CON FOTOGRAFIA SON MENORES DE EDAD.CUIDADO

Madrid acogía entre 200 y 250 menores migrantes no acompañados (Menas) de media anualmente. Sin embargo, desde 2016 «está recibiendo la mayor oleada de su historia reciente», cuenta a El Mundo Alberto San Juan, Director General de Familia y Menor de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid. Fueron 526 en 2016 y casi 900 en 2017, el doble y el cuádruple de lo normal.

No hay una explicación clara para este llamativo incremento ni para la Consejería ni para los organismos que trabajan con la infancia, pero ambos coinciden en las hipótesis. «Puede ser la natalidad o las mayores trabas que hay en otros puntos de entrada como Italia o Grecia», expresan tanto San Juan como Sara Collantes, responsable de políticas para la Infancia de Unicef Comité Español. Sin embargo, Unicef, cuya visión geográfica es más amplia, explica que en España, aunque han aumentado, las cifras de Menas no son tan «anormales».

Proyecto migratorio definido

En lo que hay divergencias es en el objetivo de los menores migrantes a la hora de llegar a nuestro país. El director del Cacys, Antonio Guerrero, cifra en un 25% el porcentaje de Menas que vienen «con un proyecto migratorio definido» y de un 75% los que «vienen a experimentar, a vivir». «Hubo un año que vinieron muchos jóvenes del mismo barrio de Fez (Marruecos)», revela Guerrero. Y lo hicieron porque el primero que llegó les mandó fotos a través de las redes sociales y el resto le siguieron. «Sus modelos de conducta no están en la tele, están en el móvil», apunta Guerrero.

Por parte de Unicef, Collantes asegura que los motivos, según sus estudios, se concentran en huir de conflictos, de la pobreza y en buscar la posibilidad de adquirir una educación. «También tenemos en España jóvenes que quieren progresar y deciden emigrar», cuenta Collantes.

Mohamed es uno de los que representa ese 25%, de los que vienen con una «actitud buena», según le califica Guerrero. Es el cuarto de cinco hermanos y su objetivo es hacer un curso de cocina para convertirse en cocinero y «quedarme en España que me encanta», según manifiesta. Sus padres están encantados con que haya venido y lo primero que hizo su madre cuando se estableció en el Cacys es pedirle a la subdirectora del centro que «cuidara de su hijo».

Ampliación del centro de Hortaleza

Pero no todos vienen con esa actitud. Pese a ello, la obligación de la Comunidad de Madrid es acogerlos sin excepción. Existen dos centros, cuya capacidad no resiste esta oleada. Llevan saturados tres años. Son los Centros de Primera Acogida de Isabel Clara Eugenia, para menores de 14 años, y el de Hortaleza, para mayores de 14. En este último se están realizando unas obras de ampliación para aumentarle 15 plazas más a las 40 de las que dispone, que están divididas en 20 para chicos y 20 para chicas. Unos centros que no sólo acogen Menas sino también menores en riesgo de exclusión social, con problemas familiares, huídos… «Da igual las plazas que habilitemos, siempre estarán llenas», lamenta Alberto San Juan.

En el Centro de Hortaleza se suceden los incidentes con los menores alojados. El último, una irrupción en las cocinas para hacerse con cuchillos y el robo de las taquillas de los trabajadores. También la detención de 13 menores de este centro por parte de la Policía por diversos hurtos en lo que va de año. «Muchos de los que vienen ya eran chicos de la calle y tienen problemas de conducta y con las drogas», cuenta Guerrero. «El problema es que el proyecto de acogida con este tipo de población no funciona», explica San Juan.

La Comunidad de Madrid habla de un proyecto siempre educativo, nunca de reclusión. «Esto no son CIE para menores», ejemplifica Guerrero sobre los Centros de Internamiento para Extranjeros para la población adulta que está en España.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.