Un Parlamento dividido decide hoy si Portugal despenaliza la eutanasia

El mapa europeo de la legislación relacionada con las convicciones morales puede registrar hoy una fuerte sacudida en Portugal. El Parlamento de Lisboa debate esta tarde el inicio de la tramitación de la ley de despenalización de la eutanasia, que de aprobarse sería la primera en el sur de Europa. Todo depende de una incierta votación en la que sólo está clara la posición de cinco pequeñas formaciones. Están a favor el Bloque de Izquierda y los minúsculos partidos ecologista y animalista. Se oponen el derechista católico CDS y el comunista PCP. Las dos principales fuerzas lusas, el Partido Socialista y el conservador PSD, dan libertad de voto a sus diputados, que en el primer caso optarán muy predominantemente por el respaldo mientras en el segundo lo harán mayoritariamente por el rechazo. En caso de salir adelante, faltaría que se fije el contenido exacto de la ley. Después pueden aparecer el veto del presidente de la República, el conservador Rebelo de Sousa, y los recursos ante el Tribunal Constitucional.

Pese a que sus escaños son asignados a partir de listas cerradas y bloqueadas y a la férrea partitocracia imperante, la Asamblea de la República portuguesa se va a ­parecer esta tarde mucho más al Capitolio de Washington, con sus votaciones en ocasiones impredecibles, que a la madrileña Carrera de San Jerónimo, en el que una vez que los líderes han fijado su posición todo el pescado está vendido. El 76% de los parlamentarios lusos van a pronunciarse sin ataduras sobre la despenalización de la eutanasia, emancipados de las cadenas de la disciplina partidaria. Son 89 del PSD y 85 del gobernante Partido Socialista (PS).

Existe ya una consolidada tradición de que estas dos fuerzas concedan libertad de voto en lo que en Portugal se conoce como “cuestiones que fracturan”, las que atañen a convicciones morales, como han sido en los últimos años el aborto, el matrimonio homosexual o los vientres de alquiler. Pese a todo, se da por hecho que se pronunciará a favor la práctica totalidad de los diputados del PS, partido que presentó uno de los cuatro proyectos de ley que se debaten hoy, mientras que una amplia mayoría de los del PSD lo hará en contra. Como el PCP se desmarca con sus 15 escaños de la actual mayoría parlamentaria que conforman con los socialistas, el Bloque y los ecologistas, que suman 122 escaños sobre 230, para que la ley salga adelante resulta crucial cuántos socialistas no respaldan la eutanasia, que serían tres como máximo según el semanario Expresso, y cuántos conservadores sí la avalan, que podrían ser alrededor de una decena.

El desenlace de la votación es imprevisible, insistían ayer los medios portugueses. Las proyecciones del Expresso del fin de semana señalaban un posible empate a 111 del sí y el no, con 8 abstenciones, contando con que todos los diputados acudan. En ese caso desempataría el presidente de la Asamblea, el socialista Ferro Rodrigues, que la semana pasada dejó clara su posición al acudir a la presentación de un libro colectivo en defensa de la eutanasia, en el que participa el líder del PSD, Rui Rio, para quien la despenalización constituye “una obligación del Estado”. Pero otros referentes de los conservadores tienen la opinión contraria, como el expresidente de la República Aníbal Cavaco Silva, quien considera que Portugal daría “un salto muy peligroso” si se autoriza por ley “matar a otra persona”. La de Cavaco es una de las posturas a las que aludió ayer el cardenal patriarca de Lisboa, Manuel Clemente, para pedir a los diputados que se opongan. Coincide con los comunistas, quienes tildan la eutanasia de “retroceso de la civilización”. En cambio para el primer ministro, el socialista António Costa, supone ampliar la libertad.

Si se aprueba la eutanasia, tras salir del Parlamento y superar los filtros de la presidencia de la República y el Tribunal Constitucional, Portugal ingresaría en el reducido grupo de países que la permiten, como los Países Bajos o Suiza.

Let's block ads! (Why?)

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.